No puedo ser otra cosa que lo que soy. A estas alturas, no me queda más remedio que admitirlo. Igual que tú.

*

Tiembla por los latidos que tu provocas
y también porque el querer es temblar a veces.


No hay comentarios:

Contenedor

Curiosos